Los gatos tienen una dentadura diferente, de acuerdo a su edad, pero no hay que dejar de tomar en cuenta que, en realidad, es un carnívoro y sus dientes están diseñados para desgarrar carne. Si bien, lo primordial es ayudar a prevenir a que tu gato tenga problemas bucales, es necesario acostumbrar a las mascotas felinas a una limpieza bucal diaria desde pequeños.

Existe una gran variedad de enfermedades dentales en los gatos, y los síntomas más comunes son: encías inflamadas (gingivitis) o enrojecidas, sarro de color amarillo o marrón, producción de saliva fuera de lo normal, mal aliento, etc. En cualquier caso, los felinos pueden hasta dejar de comer cuando pasan por procesos infecciosos dolorosos, o masticar solo en un lado de la mandíbula. Esto les hace perder peso, lo cual acarrea problemas de salud.  

Cuando los gatos son pequeños, se les debe acostumbrar a una higiene bucal, envolviendo un dedo con un pequeño trozo de gasa, y limpiándoles los dientes con una pasta dental especial para gatos. Ya más grandes, los gatos pueden acostumbrarse a un cepillo pequeño de cerdas suaves.

Es importante tener en cuenta que nunca se debe utilizar pasta de dientes de humanos en un gato, ya que podría contener ingredientes perjudiciales para su organismo.